Bariátrica Venezolana

Venezuela dice Presente en la Cirugía Bariátrica
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Registrate deja tu comentario, aprovecha la sección de preguntale al Dr.
Compañeros
AdiosObesidadADIOSOBESIDAD http://www.adiosobesidad.com/
Publicidad
Navegación
Búsqueda personalizada
FACEBOOK

Comparte | 
 

 CONSECUENCIAS PSICOSOCIALES DE LA CIRUGIA BARIATRICA.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Najhaby_Admin
Admin


Cantidad de envíos : 834
Edad : 37
Localización : Porlamar
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: CONSECUENCIAS PSICOSOCIALES DE LA CIRUGIA BARIATRICA.   Mar Feb 17, 2009 5:51 pm

En virtud de la pérdida de peso, los pacientes reportan cambios indudablemente deseables, tales como incremento en sus actividades y habilidades, mejoría del dolor en articulaciones (rodillas, caderas, espalda) y de otras condiciones médicas; capacidad de proyectarse en el futuro, mejores relaciones familiares/sociales y mayor disposición ocupacional y laboral.Aunque en general los cambios esperados son positivos, no son inmediatos, y por ello es muy importante tener paciencia y asumir todo como un proceso paulatino. Estos son:

1-Imagen Corporal.

En lo que a imagen corporal se refiere, y especialmente pocos meses después de la cirugía, la pérdida de peso produce mejor autoimagen, apariencia más atractiva, sensación de ligereza y satisfacción ante reducción de medidas y talla, lo que redunda en mayor facilidad para encontrar ropa de su gusto. Con el tiempo, sin embargo, algunos reportan no haber bajado tanto como esperaban o gran inconformismo con las secuelas de la piel.

Dependiendo del grado de obesidad previo, edad y calidad de piel, son esperables secuelas como aparición de arrugas, pliegues en abdomen, flacidez en brazos y muslos y, en las mujeres, nalgas y senos disminuidos o descolgados.

Efectos indeseables que en algunos casos son puramente estéticos, pero que en otros pueden tener implicaciones mayores para la calidad de vida o vida de relación del paciente.

Progresivamente la persona debe asimilar y aceptar, (no siempre sin tropiezos), su nueva apariencia: una figura sí más delgada y con rasgos más afinados, pero, que no necesariamente coincide con la imagen fantaseada. Es posible recurrir a medidas correctivas en el largo plazo como ejercicio y nuevas cirugías, pero se requiere paciencia y un compromiso claro y mantenido durante el tiempo en que tales medidas tarden en hacerse efectivas. Debido a esto, pueden preverse consecuencias psicológicas en algunos pacientes como depresión, baja autoestima, sensación de complejo y dificultadpara aceptar la nueva imagen, las cuales deberán atenderse con apoyo social e incluso terapéutico, en casos de mayor severidad. Asimismo, debe atenderse el impacto que se extiende hacia parejas o familiares de los operados, para quienes, a veces no es fácil ajustarse a la nueva apariencia y comportamiento del operado.

2. Comportamiento Alimenticio.

Los cambios en la alimentación no son completamente facilitados o forzados por el nuevo estómago, de manera que los pacientes, tienen que poner de su parte para cambiar los hábitos. De hecho, la cirugía no es una alternativa para no hacer dieta, sino una medida para facilitársela al paciente. En general, los pacientes reportan mejor control sobre su alimentación, con menor impulsividad y disminución del comer emocional. En algunos casos, la cirugía funciona como intervención terapéutica para erradicar síntomas de comer compulsivo. Sin embargo, no siempre hay adherencia a las recomendaciones alimenticias postoperatorias. Algunos pacientes reinciden en comer disfuncional, si no por ingerir porciones grandes, sí por picar pequeñas cantidades de alimento entre las comidas o por consumir grandes cantidadesde líquidos altos en calorías (gaseosas, alcohol, malteadas, helados). De esta forma, disminuyen el éxito potencial de la cirugía, al estancar la pérdida depeso o incluso, al producir ganancia del mismo.

Otro problema, que puede ser fuente de molestias importantes, es el vómito.Cualquiera que sea su razón, si éste no se corrige, generará mala calidad devida y reacciones emocionales diversas como aversión a la comida, miedo acomer, vergüenza y limitación social.

Finalmente, el denominado “síndrome de dumping” se presenta en quienes insisten en comer alimentos ricos en azúcar, generando malestar marcado,pero con distintos síntomas posibles: náuseas, vómito, mareos, desmayos, diarrea o estreñimiento. Puede resolverse espontáneamente hacia el año de la cirugía o persistir y generar aversión permanente por los dulces.

3. Personalidad.

Dentro de los cambios emocionales y de personalidad tras la pérdida de peso y mejoría de la salud, se cuentan: incremento de autoestima, autoafirmación y asertividad en las relaciones con otros, mayor autonomía, reducción de limitaciones físicas y mejoría en la disposición para relacionarse con los demás .Algunas evidencias muestran que los pacientes se vuelven menos neuróticos ymás disciplinados, son menos defensivos y adoptan nuevas definiciones de su identidad.

4. Psicopatología.

Como tendencia general, muchos estudios muestran disminución de estados psicológicos negativos (especialmente depresión y ansiedad), asociados en el pasado con la obesidad. En parte debido a la pérdida de peso como tal, pero también, como resultado de una nueva actitud de cambio, esperanza ,optimismo y sobre todo, compromiso con la propia recuperación y la oportunidad de vivir mejor. Estos cambios, en algunos pacientes son permanentes, pero en otros no, volviendo a darse los estados descritos. Con la depresión, lo mismo que con la ansiedad, puede pasar que disminuyan tras la cirugía, pero que se reactiven durante la recuperación misma, como reacción de adaptación a la nueva condición y exigencias de un estilo de vida muy diferente al acostumbrado. Los pacientes pueden tener dificultades para adaptarse psicológicamente tanto a las limitaciones como a las nuevas posibilidades de la cirugía, debido a:

- El efecto de cambios demasiado drásticos o rápidos en su físico, Una pérdida de peso insuficiente o diferente a la planeada,
- Un efecto inicialmente positivo de los comentarios agradables y atención social recibida, el cual decae cuando la vida se va normalizando.
- Encontrar que la vida no mejora ‘automáticamente’ por el sólo hecho de perder peso; se hacen evidentes otros problemas emocionales o interpersonales nuevos o preexistentes, no necesariamente relacionados con el exceso de peso. Es decir, es el efecto de encontrarse enfrentados con muchos problemas existenciales como el resto de las personas, sin la posibilidad de achacarlos más a la obesidad.

5. Comportamiento social.

De acuerdo con varios autores, luego de la cirugía los pacientes muestran mejor funcionamiento social gracias a la salud, ya que se vuelven más activos,conforman mejor su red de apoyo social (incluyendo el matrimonio), tienen mejor vida sexual y experimentan menor discriminación o estigmatización. Reciben mayor oportunidad laboral, los días de incapacidad disminuyen y pueden renovar compromiso con su profesión o su estudio.

También puede haber resultados negativos. Algunos estudios reportan pacientes con problemas sexuales, disfunción marital y divorcio, cambio en las amistades y en las actividades sociales acostumbradas, por ser incompatibles con su nuevo estilo de vida y las nuevas características de la alimentación.Muchos eventos que involucraban comida y alcohol, deben ser replanteados.Las reacciones de terceros a la nueva apariencia y delgadez, en ocasiones son positivas y de refuerzo, pero en otras pueden contener críticas, o esconder envidia y resentimiento en familiares y amigos.

CONSIDERACIONES FINALES

.1. La cirugía bariátrica, si bien es el mejor método de control para la obesidad severa, no constituye panacea para los problemas psicosociales asociados o derivados de la misma. Estos deben ser tenidos en cuenta y tratados como aspecto innegable de la enfermedad y de su tratamiento.

2. Para maximizar los resultados y el éxito de la intervención, es fundamental el seguimiento estrecho durante mínimo 1 año después, por parte de un equipo interdisciplinario (cirujano, endocrinólogo,nutricionista, psicólogo/psiquiatra entre otros), con la participación y colaboración activa del paciente y su familia.

3. Es bien reconocida la utilidad que los grupos de apoyo para pacientes ofrecen en términos de: información, psicoeducación, retroalimentación interpersonal, ayuda para la solución de dificultades y superación de obstáculos propios del proceso, generación de una actitud activa y mejor compromiso con la propia recuperación y la de otros.

4. Si usted cree que puede beneficiarse de este tipo de intervención, debe procurar recibirla por parte de una institución que ofrezca un programa integral, con asistencia psicológica en forma de información, evaluación,preparación para la cirugía y apoyo postoperatorio individual y grupal.


Fuente: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://bariatricavenezolana.forosactivos.net
 
CONSECUENCIAS PSICOSOCIALES DE LA CIRUGIA BARIATRICA.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Se habla de una segunda cirugia a Peyton
» Temporada Larga para los COLTS, Nueva cirugia para manning.
» el médico que operó a Higuain: "una lesión así puede retirar a un deportista"
» Chip en la rodilla
» aqui les dejo las fotos de mi camioneta, en su intro a la zona y despues de su cirugia CUIDADO 56 KB

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bariátrica Venezolana :: LUCHA CONTRA LA OBESIDAD :: PROS Y CONTRAS DE UNA BARIATRICA (EFECTOS PSICOLOGICOS, FISICOS, MONETARIOS ETC)-
Cambiar a: